PREGUNTAS FRECUENTES

Pese a todos los avances en internet y a que las respuestas las podemos encontrar a la vuelta de la esquina, aún hay un montón de personas que tienen dudas sobre temas relacionados con el sexo. Los temas que, en específico, más preocupan a mujeres y hombres son la anorgasmia y la disfunción eréctil respectivamente. ¿Cómo se sabe este dato? Un estudio realizado por el portal de información sexual, www.caiss.com.ar, así lo revela tras presentar la visión de Ginecólogos, Urólogos y Sexólogos.
A continuación te dejamos el listado, organizado en categorías, de las preocupaciones que los aquejan, recopiladas por nuestro equipo médico.

Es una terapia breve enfocada en la resolución de las disfunciones sexuales: deseo sexual hipoactivo, dificultad orgásmica, dolores coitales en la mujer; problemas eyaculatorios, de erección y falta de deseo en el varón. Considera a la disfunción sexual como la resultante de un mal aprendizaje, ya sea por falta de información o por percepciones equivocadas en relación al sexo, logrando a través de la terapia una nueva mirada de la sexualidad. Actualmente se han incorporado a la terapia sexual, fármacos que facilitan el tratamiento de algunas disfunciones logrando mejores resultados con el tratamiento combinado.

Es indistinto, ya que en parejas estables la etapa diagnóstica consiste en tres entrevistas: una entrevista individual con cada uno y una entrevista con ambos. El orden en que éstas se desarrollan no es importante. A partir de allí se establece el diagnóstico y se inicia la etapa de tratamiento. Según la disfunción que tengas se trazará el camino terapéutico y se verá las estrategias, si estas en pareja , esta bueno que compartan el espacio, pero si estas solo también podes hacer una terapia para resolver lo que te preocupa.

Está relacionada con el tiempo y el control eyaculatorio. Si ésto ocurre en todas las relaciones y lleva a una insatisfacción propia o de la pareja, se considera una disfunción y se debe consultar a un profesional.
Actualmente la terapia sexual combinada con terapia farmacológica logra resultados exitosos en la mayoría
de los casos.

La eyaculación es un proceso que se produce en el momento culmine de la excitación y que en Occidente coincide con el orgasmo. Se conforma de dos fases, una voluntaria y otra involuntaria, que cuando se inicia no puede frenarse. Existen distintas técnicas para actuar sobre el aspecto voluntario, por ejemplo ejercicios Tántricos, cambios de posición, ejercicios respiratorios entre otras técnicas . El hombre puede ir manejando su excitación y el momento en que desea eyacular.

La lubricación femenina ocurre durante la fase de excitación, facilita el coito (la penetración) y evita el dolor. Existen diferentes causas por las que aún sintiéndose excitada, a la mujer le cuesta lubricarse: uso de anticonceptivos orales, menopausia, tratamientos oncológicos, etc. También puede ser que el tiempo dedicado a los juegos pre coitales sea insuficiente o que sea difícil relajarse para lograr una adecuada excitación. El grado de lubricación es muy variable entre las mujeres. La falta de lubricación no siempre equivale a no sentirse excitada y sólo debería considerarse un
problema, si como consecuencia de ello las relaciones sexuales son dolorosas o poco satisfactorias.

El orgasmo es la descarga de la tensión sexual acumulada durante la excitación. En general la mujer tarda más que el hombre en llegar al máximo de excitación. Eso es normal y fisiológico. Muchas veces la dificultad orgásmica está relacionada con el estímulo sexual: juegos precoitales escasos o estímulos poco excitantes. Otras veces son cuestiones personales las que dificultan la descarga orgásmica: pudores, vergüenza, miedo a perder el control, estar más pendiente de “ lo que siente” la pareja que de las propias sensaciones. Muchas veces es sólo cuestión de tiempo para tomar confianza, relajarse y animarse a comunicar las necesidades y los gustos propios. En otros casos una intervención sexológica será necesaria para evitar que esta dificultad se prolongue en el tiempo generando sensaciones de angustia y frustración.

Masturbación y penetración son experiencias diferentes. Algunos hombres eyaculan rápido o fácilmente durante la masturbación pero les lleva más tiempo experimentar el orgasmo durante el coito. Otros hombres son rápidos en ambas situaciones. O tienen diferentes respuestas. Lo importante es que puedas sentir que la eyaculación no te toma por sorpresa sino que vos la controlas.

No, no se puede considerar malo, la masturbación es natural tanto para mujeres como para hombres. Es muy común en los jóvenes y en muchos adultos con parejas estables y buenas, que continúen masturbándose periódicamente. Sólo se considera patológico cuando afecta la vida cotidiana o la vida sexual de la

Los sueños son una especie de juego, no debe ser entendido como un deseo por cumplir en la vida real. Cada 60 a 90 minutos las mujeres y los hombres experimentan excitación genital durante el sueño. Este patrón es saludable, el aumento de flujo sanguíneo a los genitales también los oxigena y mantiene nuestro tejido genital sano. A algunos hombres y mujeres ésto les provoca despertarse excitados. Otras personas recuerdan haber soñado con temas no-sexuales mientras experimentaban cierta excitación.

Todos los hombres tienen erecciones nocturnas durante el sueño profundo, las erecciones matinales son muy comunes en la juventud pero van disminuyendo con los años sin que necesariamente signifique un problema orgánico.

Según los estudios de Kinsey el tamaño medio del pene es de 15,5cm de largo. Se describe en otros estudios que los penes tienen mayor diferencia en estado de reposo que en erección y hay algunos estudios que hacen referencia a dos tipos de penes, los que cambia mucho en la erección 79% y los que cambian poco 21%. Para medir el tamaño del pene es necesario tomar desde la base del mismo.

Si bien se dice que no es tan peligroso puede haber contagio de HIV por vía oral tanto el que lo hace como al que le hacen. Además existen otras infecciones que se pueden trasmitir como la sífilis, HPV, Gonorrea, Chlamydias, etc.

Si bien el punto G no demostrado científicamente ni en el hombre ni en la mujer, se considera la zona de la próstata, una zona muy sensible y erógena.

La excitación no es constante durante toda la relación, por lo tanto es esperable y normal, que la erección fluctúe durante la misma.

Cuando a pesar de sentirse altamente excitado la erección se pierde y no se puede recuperar. Ésto puede deberse a interferencias psicológicas como miedos, inseguridad, falta de confianza y problemas con la pareja. Existen además patologías que las facilitan como son los problemas vasculares a veces de difícil diagnóstico; pero ante la duda hay que consultar con un profesional.